Envolvente Térmica

Es posible reducir las pérdidas o ganancias de energía en los edificios, aplicando medidas en la envolvente térmica del edificio. En verano se reduce el flujo de calor desde el exterior al interior y en invierno se evita perder el calor del interior hacia el exterior. Las Rehabilitaciones Térmicas conllevan ahorros de energía entre el 20% y el 50%. Se reduce la demanda de energía para calefacción en invierno y para refrigeración en verano.

En Anesca nos centramos en 3 aspectos para mejorar la envolvente térmica:

1- Mejorar el aislamiento térmico.
2- Sustitución de carpinterías y vidrios.
3- Aislar adecuadamente las zonas con puentes térmicos.

1- Mejorar el aislamiento térmico
Desde el punto de vista de la rehabilitación, distinguimos 3 tipos de actuaciones:

  •  Rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico por el exterior.
  • Rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico por el interior.
  • Rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico por inyección en cámaras de aire.

Los sistemas de aislamiento exterior son uno de los métodos más eficaces desde el punto de vista térmico y acústico. El aislamiento exterior dota al edificio de una envolvente continua que reduce los puentes térmicos, las pérdidas energéticas y la aparición de humedades en puntos fríos en las paredes.

2- Sustitución de carpinterías y vidrios
La renovación de los marcos y vidrios es una de las acciones más eficaces para aumentar el confort térmico del interior de los edificios y la eficiencia. Permite:
• Reducir las entradas no deseadas de aire a través de las ventanas.
• Reducir la aparición de humedades superficiales.
Las ventanas son los puntos más débiles en el cerramiento de un edificio. En verano permiten la entrada en exceso de radiaciones térmicas, y durante el invierno son el punto de fuga de calor más frecuente. Por ello es importante que la carpintería y el vidrio de las ventanas tengan la calidad adecuada.
Evitar las pérdidas de frío y calor en el edificio reduce el consumo energético y se consigue un importante ahorro en calefacción y refrigeración.

3- Aislar adecuadamente las zonas con puentes térmicos
Los puentes térmicos son partes sensibles de los edificios, donde aumenta la aparición de condensaciones superficiales en invierno. A través de ellos se producen pérdidas energéticas. Es preciso reforzar el aislamiento en las zonas donde se interrumpe y pierde su inercia térmica: cajones de persiana y recerco de huecos, encuentros con pilares, encuentros con forjados, etc.

Contacto de Estudio de la Envolvente Térmica

Contacte con nosotros para obtener más información sobre Envolvente Térmica